Negra tetona

Una morenaza con el cuerpo genial

Cerca de mi casa había un supermercado en el que trabajaba una morenaza impresionante. Ella tenia unas tetas enormes y por lo ajustado de sus jeans también parecía que su culo era de esos redondo y sabrosos. A mi ya desde ese entonces me gustaba el porno de negras, por lo que tenia una debilidad por la cajera de ese lugar que solía cobrarme, es más siempre intentaba que me toque ella e iba a los horarios de su turno. Cualquier situación era buena para poder charlar un rato e intentar ligar.

Se podia notar que le gustaba porque siempre me sonreía y le gustaba que le dijera cosas como: “Que guapa te encuentras hoy”. También ella tenia lo suyo y de vez en cuando me decía cosas que se podían tomar con doble intención, como cuando llevaba nata montada y me me pregunto si lo pensaba usar para algo distinto. Le dije que no, pero que si quería podía usarla con ella. Ambos nos reímos pero ahí quedo la cosa por esa vez, lo diferente es que ahora siempre pensaba en ella y tenia que hacer algo al respecto.

Por eso un dia que estaba ahí la invite a que salgamos, a tomar unas cañas. Ella acepto y cuando termino su turno la pase a buscar. Ella seguía con sus pantalones ajustados y una remera que estaba por explotar con sus tetas, cosa que le dije ni bien la vi. No se enojo,

 » Seguir leyendo: Una morenaza con el cuerpo genial  »

Una noche con mi novia y su hermana

Mi novia era una chica muy hermosa y de ojos claros, pero nada como su hermana, ella ponía a todos locos cuando íbamos a la escuela. Y ahora que todos habíamos terminado era todavía más guapa. Me costaba estar en la casa y no verla a ella cuando se paseaba una tarde de sábado con sus shorts de casa y enseñando todo. Yo pienso que a mi novia mucho no le agradaba esa actitud de ella pero no tenia más remedio.

Una noche llegue para pasar la noche con mi novia, sus padres estaban fuera de la ciudad y su hermana pensábamos que iba a salir. Por lo que compre algunas cervezas y un par de películas para estar a solas. Pero nos llevamos una sorpresa al enterarnos de que su hermana también se quedaría, no me disgustaba la idea pero sabia que esa noche no iba a pasar nada interesante o eso creía.

Ya cuando me vio llegar me pregunto si también había traído para ella, refiriéndose al alcohol. Por suerte me gusta comprar de más y ese no iba a ser el problema. En cambio las películas eran uno, ya que la primera nos había aburrido a todos y la segunda no tenia pintas de mejorar la cuestión, así que mejor porque no jugar algún juego. Todos hablamos estado tomando por lo que ya no pensábamos claramente, y en especial mi novia y su hermana, por los que les propuse un pequeño juego subido de tono,

 » Seguir leyendo: Una noche con mi novia y su hermana  »

Sexo con la compañera de trabajo que una cerda

La guarra de mi compañera de trabajo

Todos tenemos una compañera de trabajo que esta bien buena, que tiene un hermoso rostro o simplemente un cuerpo fenomenal. Para peores siempre se viste con ropa que le queda muy ajustada y pone cachondos a todo el mundo. Pero Cristina era diferente, no buscaba atraer las miradas de las personas solo hacer su trabajo sin más, o al menos eso daba la impresión.

Un dia se me había hecho tarde en el curro y solo quedaba Cristina, yo y otra compañera, pero ya era momento de volver a casa así que cogí todas mis cosas y me fui. Justo cuando estaba montando el ascensor mi otra compañera se sube y los dos bajamos hasta que nos saludamos y cada uno se fue a su coche. Pero llegando a este me doy cuenta de que mis llaves no estaban en mi bolsillo asi que subi de nuevo a la oficina a ver si las encontraba alli.

Es aquí cuando me encuentra algo que no se borrara nunca de mi mente, a cristina viendo mujeres caletas en el ordenador con sus piernas abiertas y tocando su chocho. Ella no me había visto, pero luego de estar parado unos instante viendo ese panorama se percata de mi presencia. Nunca había visto a una persona tan ruborizada como ella, pero es que la experiencia que te pillen así no debe haber sido para nada sencilla.

Inmediatamente cogió sus bragas y se las intentó colocar mientras intentaba decir algo pero no le salían las palabras.

 » Seguir leyendo: La guarra de mi compañera de trabajo  »